Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

1,626 total views, 1 views today


Tomás Piñeiro tiene 20 años, vive en San Martín de los Andes (Neuquén) y tuvo Covid-19. En diálogo con nuestra emisora relató cómo fue transitar la enfermedad, remarcó que lo peor que vivió fueron las actitudes humanas y pidió
más empatía para con quienes son diagnosticados positivos.

Tomás contó que contrajo el virus en Buenos Aires, donde residía por sus estudios universitarios. Sin saber que había sido contagiado, tomó un colectivo de larga distancia para regresar a Neuquén el 14 de mayo y al llegar a su hogar inició la cuarentena preventiva de dos semanas. Cuatro días más tarde empezó a tener fiebre y si bien dio aviso al hospital, recién le hicieron el hisopado dos días antes de terminar con el Aislamiento obligatorio, cuando su mamá insistió para que lo atendieran porque también había perdido el olfato, el gusto y sentía mucha fatiga.

Al ser consultado sobre su reacción cuando se enteró de la noticia el joven expresó: «Emocionalmente no me lo tome tan mal», pero agregó que la sensación cambió cuando empezó a pensar «Yo podría haber infectado a alguien en el micro o a mi mamá». Tomás dijo que sentía que se «acababa de meter en un problema gigante» y describió que «si bien obviamente uno no elije tenerlo, en el momento no lo podés manejar».

Tomás opinó que lo peor de tener el virus fue «la parte humana» y todo lo que se publicaba en las redes sociales sobre él y sus allegados: “Se hablaba de nosotros como si fuéramos a hacer cualquier cosa, como si no nos estuviéramos cuidando». Contó que hubo mensajes que no quiere reproducir porque «no son lindos escuchar, no son lindos de leer”, y agregó que lo más doloroso «es ver a los cercanos mal y sentís en algún punto todo es culpa tuya» y «realmente no es algo que elegís, es algo que te toca”.

Piñeiro aseguró que dudar de esta enfermedad es lo peor que se puede hacer. «Es una enfermedad que lamentablemente no va a distinguir si tenes plata o no, si sos chico o grande. Todos se infectan», expresó y acotó que «por ahí a vos no te afecta porque sos una persona joven, pero podes afectar a alguien que realmente le puede hacer muy mal».

Finalmente, Tomás pidió a quienes se enteran de un caso positivo que por favor se tomen «dos minutos de conciencia. Piensen que no es un número, no es un test positivo, es una persona«. Lo mejor que podemos hacer es guardarnos y ayudarnos entre todos, indicó y recomendó que «si no vas a ayudar, no ayudes, pero tampoco ataques».

Deja un comentario

Cerrar menú