Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

516 total views, 2 views today


Javier Grosso, docente e investigador del Departamento de Geografía de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo)
 e integrante del Grupo Interdisciplinario de Estudios Ambientales, calificó el hecho como «inédito» y detalló que «es la primera vez que una petrolera detiene operaciones por riesgo con los sismos».

El geógrafo que participa del grupo de investigación donde se analiza la relación entre la ocurrencia de sismos y la actividad hidrocarburífera, detalló los datos que podrían haber motivado la decisión de la firma: «Desde el lunes 1 de junio hasta el sábado 6 se registraron 20 sismos. Pasó algo que no había ocurrido nunca en los registros de INPRES (Instituto Nacional de Prevención Sísmica): Todos los días de la semana tuvieron un sismo cuya profundidad no fue mayor a 7 kilómetros y las menores fueron muy bajas».

«Esto evidentemente ha hecho a la petrolera Shell tener que poner un freno para poder evaluar un poco mejor la situación», expresó Grosso sobre la definición de la firma de suspender de forma preventiva sus operaciones en el área productiva de Bajada de Añelo, hasta analizar los datos registrados.

El geógrafo destacó como algo llamativo que «el último gran sismo (de una magnitud de 4,2) fue el sábado a las 5 de la mañana» y agregó: «Durante el fin de semana, que la petrolera anuncia que suspende sus operaciones de fractura, hasta este momento no se han registrado sismos».

Por último, el investigador advirtió que la sucesión de dos sismos por encima de 4,2 grados (escala de Richter) a escasos kilómetros de un complejo hidroeléctrico «es una situación que tiene que preocupar, no solo a Shell parando sus operaciones, sino que tiene que preocupar a otros organismos del Estado».

Deja un comentario

Cerrar menú