Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

503 total views, 1 views today

 

El cuerpo de Patricia Rendón Rodríguez fue hallado sin vida en la zona rural de Catriel, este miércoles por la noche. La denuncia por su desaparición había sido radicada el martes 28. En el marco del operativo dispuesto por el Ministerio Público Fiscal de la localidad y la Policía de Río Negro, la ex pareja de la mujer fue detenida y finalmente el imputado brindó información sobre el lugar donde se hallaba el cuerpo de la víctima.

Claudia, vecina de Catriel y quien conocía a Patricia Rendón, contó en diálogo con Universidad Calf que Rendón ya había realizado denuncias por violencia de género contra su ex pareja.

«Nuestra amistad surge tras un llamado a mi hija de auxilio porque ella estaba en su casa golpeada por su ex y bueno, la rescatamos, la ayudamos a mudarse, la ayudamos y la acompañamos a hacer la denuncia», relató y agregó que a pesar de tener restricciones para acercarse «esta persona nunca dejó de hostigarla».

Claudia cuestionó que Catriel no tenga una oficina de fiscalía en la ciudad y reclamó: «Estamos a la buena de Dios acá en Catriel. Quienes nos deben garantizar el cuidado, más a las mujeres, acá no lo tenemos».

 

Por su parte, María Elena Parma Sosa, responsable del frente de mujeres del Movimiento Evita Río Negro y vecina de Catriel, denunció que la localidad «produce la mitad de las denuncias de violencia de género que tiene 4ta jurisdicción» del Poder Judicial de esa provincia.

Sostuvo que Catriel «necesita el juzgado de familia, la fiscalía y un montón de instituciones, con perspectiva de género e intersecionalidad, que no está teniendo en este momento y se termina llegando a este punto: Se pierde una mujer».

«Es importantísimo que el Poder Judicial aplique la Ley Micaela, primero en sí mismo«, agregó.

«Hay enojo, hay bronca, hay mucha tristeza. Hay como una deuda pendiente porque, evidentemente, por más que se hable, se explique, se intente prevenir, esto volvió a ocurrir», expresó Parma Sosa y puntualizó que pasaron «veintisiete meses desde el femicidio de Agustina al femicidio de Patricia».

Deja un comentario

Cerrar menú