Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

2,706 total views, 1 views today

Natalia Hormazabal (Izq.) – Foto Florencia Salto

 

El miércoles 3 de marzo se celebró una nueva audiencia del séptimo tramo del juicio por delitos de lesa humanidad contra represores que actuaron en la región. La abogada por la querella del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, Natalia Hormazábal, se refirió a los testimonios que allí se pudieron escuchar.

«Fue una jornada y es todo este tramo muy importante porque podemos escuchar los testimonios de las víctimas y de sus familiares, y para ellos resulta importante poder contar quienes fueron y como eran las víctimas, como fue el caso de Matilde Altomaro, quien hablo de su madre, Susana Mujica, que permanece desaparecida al día de hoy» explicó la abogada. «Este juicio también es trascendente porque se tratan los delitos sexuales como delitos autónomos dentro del terrorismo de Estado», consideró.

«Tuvimos un cruce con la defensa por el pedido del represor Raúl Guglielminetti, que en primer lugar había pedido no estar presente ni en sala contigua virtual durante las audiencias pero quiso estar específicamente durante el testimonio del Héctor, el hermano de Alicia Villaverde y eso obligó a detener un momento la audiencia hasta que se pudiera establecer la conexión», dijo Hormazábal, quien cosideró que lo sucedido es «un ejemplo de los privilegios de los que aún gozan estos represores condenados».

Deja un comentario

Cerrar menú