Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

543 total views, 1 views today

Foto: laizquierdadiario

 

Este martes se cumplen 19 años de la desaparición forzosa de Sergio Ávalos, quien fue estudiante de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo). El joven fue visto por última vez en el boliche Las Palmas, la noche del 14 de junio de 2003. La causa judicial que investiga lo ocurrido está hace 8 años a cargo del juez federal Gustavo Villanueva y la fiscalía neuquina de instrucción. Hasta el momento no hay imputados, ni detenidos.

Minutos antes de encabezar la marcha en memoria y pedido de justicia, convocada para este martes en la localidad de Picún Leufú, Asunción Avalos, padre de Sergio, expresó en esta emisora su sentir: «Diecinueve años y para nosotros la desaparición de Sergio siempre fue ayer, la lucha es igual a la de ayer».

También, destacó la importancia de «tener presente la ausencia de Sergio, el logro de localizar a los responsables y que no tengamos que hacer otra marcha más en el próximo año reclamando la misma justicia».

 

Por su parte, Leandro Aparicio, Abogado querellante, representante de la familia de Sergio Ávalos, en diálogo con esta emisora brindó detalles del estado de la causa en la justicia y la hipótesis sobre la que trabajan.

Explicó que tomaron el caso, junto con el abogado Sergio Heredia, en el 2019, y desde entonces volvieron a tomar declaraciones testimoniales. Además, adelantó que en lo que sigue pretenden sumar quince declaraciones más, de personas que todavía no habían brindado testimonio en la causa.

A partir de allí, indicó, la intención de los letrados es formular la imputación y pedir la detención de las personas que entienden son responsables de la «desaparición forzada» de Ávalos, entre los que se encuentran militares, policías, inspectores municipales y civiles.

 

En tanto, Mercedes Ávalos, hermana de Sergio, denunció a al poder judicial por la demora y las irregularidades en la investigación: «Costó un montón poder pasar la causa a la justicia federal, o que la justicia provincial buscara un culpable, porque la caratula siempre estuvo por búsqueda de paradero, o sea que no había un responsable».

 

Deja un comentario

Cerrar menú