Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

4,754 total views, 2 views today

Foto: bloginfancia.wordpress.com


En vísperas al 24 de marzo, Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, Manuel Gonçalves nieto restituido 57, dialogó con Radio Universidad Calf para contar su historia y de sus padres Ana Granada y Gastón Gonçalves, ambos desaparecidos por la dictadura cívico militar argentina.

La pareja vivía en la ciudad de Buenos Aires y militaban en la zona norte. Gastón fue secuestrado el mismo día del golpe, el 24 de marzo de 1976. Ana que para ese momento tenía 23 años y estaba embarazada de cinco meses, supo que también la estaban buscando y perdió contacto con su familia.

El 19 de noviembre del ’76 cuarenta hombres de distintas Fuerzas Armadas rodearon la casa donde se refugiaba Ana con su bebé, ya de cinco meses, y una pareja con un hijo y una hija. El ataque fue tan brutal que el único sobreviviente fue Manuel, quien fue llevado al Hospital donde permaneció custodiado día y noche por policías, hasta que el juzgado de Menores lo dio en adopción.

«Yo me crié con esa familia sabiendo que era hijo adoptivo», relata hoy el joven y aclaró que siempre pensó «que había sido un abandono». Producto de la búsqueda incansable de las Abuelas de Plaza de Mayo junto otros organismos, cuando Manuel tenía 20 años llegaron a su casa.

El primer momento fue «una mezcla de sensaciones», relató el nieto recuperado. Explicó que la restitución de la identidad comienza cuando se conoce la verdad pero «es un proceso que no termina más» y expresó: «Soy consciente de que hoy soy Manuel, que antes era Claudio, y que tengo que reafirmar esta identidad. Yo hoy me siento Manuel».

Por último, Gonçalves remarcó que es un orgullo para él ser un nieto restituido: «Significa que hemos logrado vencer eso que fue impuesto por la dictadura, que era que nosotros no teníamos que saber nunca nuestra verdad y origen». También, recordó que todavía faltan encontrar más de trescientas niñas y niños apropiados.

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú