Porque la palabra importa

Buenos Aires 373, 3B, Neuquén capital, ARG. | +54 (299) 4482270 |  103.7web@central.uncoma.edu.ar

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

561 total views, 1 views today

 

«Conquistas que de a poco van sucediendo». Así describió Marcelo Medrano (abogado e integrante de la querella junto a Sandra Rodríguez y sus hijas en la causa Fueltealba II) a la definición del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de «abrir una nueva etapa» en el procedimiento.

Lamentó que la causa viniera «prácticamente muerta por una cuestión de plazos», hasta que la justicia neuquina tomó esta determinación, tras la definición anterior del la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Sobre el máximo tribunal del país agregó: «en un fallo sencillo y corto habían ordenado revisar la decisión que había dado por extinta la causa».

Medrano explicó que el planteo del Tribunal fue que «en este caso en particular, por más que pase el tiempo, hay que proteger la tutela judicial efectiva. Es decir, la tutela que le asiste a Sandra y las hijas de Carlos por sus derechos». Sin embargo, todavía resta que se fije una nueva audiencia para «readecuar» la causa al nuevo Código Penal, y la justicia tiene para una definición 10 días. En dicha instancia se discutirá «si se debe dictar sobreseimiento o se puede continuar camino al juicio» y, si bien podrían fijar una fecha en este plazo, la Defensa podría apelar a recursos que estirarían más el tiempo de inicio.

«Sandra cada vez que puede desdobla la cuestión de la causa de Carlos del futuro, y piensa que debe ser para todos los neuquinos un mojón cosas que el Estado no tolera», acotó el abogado. En ese sentido, agregó la importancia de que «se comprenda que es una causa política, social e institucional, más que jurídica».

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú